“24 HORAS CON EL SEÑOR”  EN SAN FERNANDO

Secundando el deseo del Papa, por segundo año, celebramos las 24 horas de adoración al Santísimo DEL 9 al 10 de Marzo

El grupo de oración de la parroquia- SHEKINAH- organizó un “Anuncio en la Noche” saliendo de dos en dos a invitar a otros jóvenes a acercarse a Jesús que les esperaba en la iglesia. La experiencia les resultó gratamente sorpresiva porque, a pesar de los extraño de la invitación, muchos se pararon a escuchar y varios se acercaron a la iglesia donde fueron recibidos por otros jóvenes que los presentaron ante el Señor.

ALGUNAS IMPRESIONES:

“Aprendí que es muy importante transmitir la fe a todos, me emocioné cuando entro una de las personas y se acercó al altar…hay que insistir y luchar todos los días porque Dios está aquí y no lo vemos”   (Una catequista que hizo de intercesora)

“Como intercesor he podido vivenciar la acción del Espíritu Santo así como el poder de la oración…  las dos horas de intercesión, mientras los jóvenes hacían el anuncio, se me pasaron enseguida, además había música y muchos adoradores” (un padre de familia que hizo de intercesor)

Durante estas 24 horas 6 sacerdotes  se turnaron ejerciendo el ministerio de la reconciliación a distintas momentos.

EXPERIENCIA DE UN JOVEN DEL GRUPO SHEKINAH

El viernes 9 de Marzo no fue una noche más para los jóvenes y catequistas de la parroquia de San Fernando. Nos esperaba una aventura nueva, algo que nunca se había hecho en nuestra iglesia. Nos dieron las 21 de la noche y la gente empezó a llegar. Una reunión nos hizo saber quiénes íbamos a ser, después de unas directrices de nuestro párroco nos pusimos a invocar al Espíritu Santo para que nos dirigiese esa noche.

A las 23:00 tocaba salir a la calle con mi compañero de evangelización, empezamos a anunciar que Cristo los está esperando en la Iglesia, todo tipo de reacciones, desde los que no quieren saber nada, hasta los dialogantes pero muy convencidos ateos, hasta gente que nos lo agradeció y nos dijo que iría a la Iglesia. Yo me quedo con la forma de anunciar y proponer el reino, con total libertad y mucho cariño, aunque la gente nos dijera que no le interesaba, estoy seguro que algo los ha removido por dentro. Una proposición de libertad. Se ha sembrado la esperanza en Santiago de Compostela la noche del 9 de Marzo.

Compartir esta entrada